Declaración de cancelación

Derecho de cancelación

Usted tiene derecho a cancelar este contrato en el plazo de catorce días
sin necesidad de justificación.
El plazo de cancelación será de catorce días a partir del día en el que usted o terceros que usted haya designado y que no sean el transportista, haya o hayan tomado posesión de la mercancía.
Para poder ejercer su derecho de cancelación, deberá remitirnos a ONE SMARDIET Vertriebs GmbH una declaración inequívoca (por ejemplo, mediante carta, fax o correo electrónico) de su decisión de rescindir el contrato.
Si usted opta por hacer uso de esta opción, le enviaremos inmediatamente (por ejemplo, por correo electrónico) la confirmación de la recepción de dicha cancelación.
Para cumplir con el plazo de cancelación, es suficiente con que envíe la notificación del ejercicio del derecho de cancelación antes de la expiración del plazo de cancelación.

Consecuencias de la cancelación

Si usted cancela el presente contrato, le reembolsaremos inmediatamente todos los pagos que hayamos recibido de usted, incluidos los costes de envío (excepto los costes adicionales derivados de su elección de un método de entrega que no sea la entrega estándar más económica que ofrecemos) y, a más tardar, dentro de los 14 días siguientes al día en el que hayamos recibido su notificación de cancelación de este contrato. Efectuaremos dicho reembolso mediante transferencia bancaria, a menos que hayamos acordado expresamente con usted otra cosa; en ningún caso se le cobrará cargo alguno por dicho reembolso. Podemos negarnos a realizar el reembolso hasta que la mercancía nos haya sido devuelta o hasta que usted pueda acreditar que ha devuelto la mercancía, lo que ocurra primero.
Deberá devolvernos o entregarnos la mercancía inmediatamente y, en cualquier caso, a más tardar en el plazo de catorce días a partir del día en el que nos haya informado de la cancelación del presente contrato. Se considerará que el plazo se ha cumplido si envía la mercancía antes de que expire el plazo de catorce días. Los gastos de devolución de la mercancía correrán por su cuenta.
Sólo será responsable de la depreciación de la mercancía si dicha depreciación se debiera a una manipulación de la mercancía que no hubiera necesaria para comprobar la naturaleza, las propiedades y el funcionamiento de la misma.